Consejos y trucos para las patatas gratinadas

Las patatas gratinadas tienen dos cosas que les funcionan; son cremosos y fáciles de hacer. Al igual que la papa gratinada, esta guarnición también ha ocupado su lugar en muchas mesas, ya que también es una de las favoritas en muchos hogares. Además de ser fácil de hacer, esta cazuela de patatas también va con cualquier cosa. Sin embargo, aunque es fácil de hacer, muchas personas ya no lo hacen porque parece que la gente simplemente no puede hacerlo bien.

Consejos para hacerlo bien

Si quieres mejorar mucho patatas gratinadas, estos consejos te ayudarán a hacerlo bien.

  • Elija el tipo correcto de papas

Para hacer una salsa cremosa, necesita una papa con suficiente almidón; por eso es fundamental hacer las patatas bien. Demasiado almidón y se volverá demasiado espeso o globuloso. Busque papas cerosas, mantecosas y de piel fina como las Yukon Golds. Tiene la cantidad justa de inicio y su alto contenido de agua lo hace aún más ideal mientras ayuda a que las papas conserven su forma mientras se cuecen al vapor.

Aunque las patatas gratinadas no se cortan tan finas como las patatas gratinadas, deben ser finas y uniformadas. Si tiene una cortadora de mandolina, este podría ser el momento adecuado para romperla. Ayudará a que su papa gratinada quede perfecta. Las mandolinas pueden tener hojas afiladas, pero si usa con cuidado el guardamanos, estará bien. Si no tienes una mandolina, un cuchillo muy afilado funcionará bien.

Al igual que la patata gratinada, los sabores son importantes en el plato de patatas gratinadas. Asegúrese de que la crema y la salsa de leche estén adecuadamente infundidas con nuez moscada, tomillo y ajo para agregar todos los sabores adicionales necesarios a su plato preparado. Tenga en cuenta que el tomillo debe estar fresco para obtener el sabor correcto.

  • Evite que la leche se cuaje

Imagínese sacar su plato del horno, esperando la perfección y encontrando la leche cuajada. Muchas cosas pueden provocar esto, como que el calor sea demasiado para el plato. Para evitar esto, quédese con 325 ° Fahrenheit. Otra cosa que podría hacer cuajar la leche es agregar ajo y cebolla al plato; asegúrese de cocinarlos un poco antes de agregarlos. Además, consulte el tipo de leche; la leche fresca y con alto contenido de grasa cuaja menos.

  • Cocine solo hasta que su plato esté tierno

Es fácil cocinar demasiado las cazuelas, y cuando se cocinan demasiado, pueden ocurrir varias cosas como la cuajada de la leche y las papas que se convierten en papilla. Nadie quiere eso, así que cocine esta cazuela de papas hasta que esté tierna. Esto te ayudará a saber cuándo están bien cocidos y debes sacarlos.

Déjalo reposar un poco y listo.

Leave a Reply